Así quedó el interior de la catedral de Notre Dame

Al día siguiente del incendio que arrasó con el techo de la catedral de Notre Dame y dañó alguna de sus reliquias y centenarias joyas arquitectónicas, los fotógrafos pudieron ingresar al interior de la iglesia parisina para tomar imágenes. Allí se ven las pilas de escombros amontonados sobre la nave central, el agujero a cielo abierto sobre el atrio, los charcos de agua en sus pisos y el hollín que cubre sus paredes.

El corazón de París se apagó el lunes al ver cómo las llamas abrasaban su queridísima Notre Dame. Los franceses y buena parte del mundo amanecieron este martes con las dudas sobre qué tan devastadores fueron las llamas en la catedral.

Las autoridades ofrecieron un balance material “dramático”: “Todo el tejado está siniestrado, toda la armadura quedó destruida, una parte de la bóveda se derrumbó, la aguja ya no existe“.

El siniestro que arrasó parte del histórico edificio parisino fue sofocado este martes, aunque persisten dudas sobre la resistencia de la estructura de este símbolo de la cultura europea y testimonio de la historia de Francia.

El martes por la mañana, el secretario de Estado francés de Interior Laurent Nuñez, indicó que ahora “el tema es saber cómo va a resistir la estructura.

Las dos torres emblemáticas se mantuvieron en pie, así como el gran rosetón de la fachada sur, pero una puerta abierta de par en par dejaba entrever un montón de escombros ennegrecidos y algunas vigas de la armadura caídas.

El fuego quemó la armadura de madera del techo de más de 100 metros de longitud, conocido como "el bosque" por el gran número de vigas que hubo que utilizar para instalarlo, así como la aguja de 93 metros de alto, uno de los símbolos de París.

La corona de espinas y la túnica de San Luis, dos de las reliquias más importantes, están a buen resguardo, afirmó monseñor Patrick Chauvet, el rector de la catedral.

La Fundación del Patrimonio, una organización privada que trabaja por la salvaguarda del patrimonio francés, lanzará este martes una "colecta nacional" para la reconstrucción de la catedral.

La catedral de Notre Dame, cuya construcción se inició en el siglo XI, forma parte del Patrimonio Mundial de la Unesco desde 1991. Es el monumento histórico más visitado de Europa, con entre 12 y 14 millones de visitantes anuales.

Pese a los inestimables daños, no todo se perdió. Nuestra Señora, una estatua de Virgen María, fue descubierta casi intacta y la mayoría de las vidrieras del templo, incluido el magnífico rosetón redondo que domina la fachada occidental de la iglesia, se salvaron.

Combinación de imágenes del antes, durante y después de la tragedia.