Aprueban Ley contra plagio de Cultura indígena

De esta manera, los pueblos indígenas podrán proteger sus artesanías y prendas típicas, para así evitar que marcas internacionales se apropien de sus diseños.

La presidenta de la Comisión de Cultura del Senado, Susana Harp Iturribarría, logró la aprobación unánime en comisiones de una ley de vanguardia a nivel internacional diseñada para la protección de derechos de los pueblos originarios sobre su obra cultural colectiva, y contrarrestar así el plagio de artesanías y prendas típicas, de las que se apropian marcas internacionales sin brindarles beneficio alguno.

En el mismo sentido, legisló una reforma a la Ley Federal de Derechos de Autor que adiciona y deroga disposiciones que serán instrumentos colectivos contra la explotación de arte popular o artesanal sin autorización del pueblo o comunidad a la que se atribuye su origen.

La reforma a la Ley Federal de Derechos de Autor, desde luego, también tuvo participación de la Secretaría de Cultura y el Instituto Nacional de Pueblos Indígenas (INPI), así como la intervención subsidiaria de la Fiscalía General de la República y las secretarías de Relaciones Exteriores, Educación, Hacienda y Crédito Público; Economía y de Turismo.

La Ley de salvaguarda de los conocimientos, cultura e identidad de los pueblos y comunidades indígenas y afromexicanos, que será votada esta semana por el pleno senatorial y que entra con el aval unánime de las fuerzas políticas, tiene en sus objetivos el de reconocer la titularidad colectiva de los pueblos y comunidades sobre los elementos de su cultura e identidad.

También busca promover el respeto de los elementos de la cultura e identidad y reconocer la diversidad de sus manifestaciones, así como establecer disposiciones para que pueblos y comunidades definan los elementos de su cultura e identidad accesibles a terceros y, según corresponda, garantizar la justa retribución por el uso y aprovechamiento de parte de las personas ajenas a la comunidad.

Las marcas que han copiado a artesanos

Importantes marcas, incluso internacionales, han lanzado productos con diseños que recuerdan el trabajo de indígenas de pueblos originarios del país, en muchos casos, sin dar el crédito o reconocimiento correspondiente o hacer pago alguno por el uso que les dan. Estos son los casos más importantes de los últimos años:

MANGO

En 2017, usuarios de redes sociales denunciaron que la marca de ropa española había utilizado la iconografía de Tenango de Doria en un suéter que se vendía como "Jersey Bordado Floral" en mil 599 pesos en tiendas como Palacio de Hierro y cuyo diseño es muy similar al bordado de los tenangos de Hidalgo.

El diseño usado era del artesano Oliver Teodoro, cuya prenda en su comunidad se vende entre 700 y 800 pesos.

 

NESTLÉ

En 2015, Nestlé México comercializó tazas de Chocolate Abuelita con un diseño como el creado por los artesanos Adalberto Flores y su esposa, Angélica Martínez. Pobladores de Tenango de Doria, Hidalgo, acusaron a la empresa por usar sus dibujos y comercializarlos.

Desde septiembre de 2016, los artesanos originarios de San Pablo el Grande emprendieron un litigio contra la marca e hicieron una denuncia ante la PGR. Para poder iniciar esta acción penal, tuvieron que registrar sus diseños bordados ante el Instituto Nacional del Derecho de Autor.

 

LIVERPOOL

En 2018, la cadena departamental puso a la venta unos tenis de la marca de ropa That´s it! con estampados de tenangos en 594 y 699 pesos y sin una sola referencia a la comunidad de artesanos en Hidalgo que producen este tipo de prendas con arte textil.

Tras una denuncia, la tienda los retiró del mercado.

LOUIS VUITTON

En abril pasado la marca francesa Louis Vuitton dio a conocer la colección de sillones Dolls by Raw Edges en la que, actualmente, a través de su sitio web oferta las sillas a 18 mil 200 dólares. Dentro de esa serie se exhibía una silla adornada con motivos típicos característicos de las artesanías de la etnia otomí, cuyas comunidades habitan en Tenango de Doria, en el estado de Hidalgo. El modelo ya no se exhibe en línea.

La secretaria de Cultura, Alejandra Frausto, mediante un oficio dirigido a Héctor Pardo, director de Comunicación y Relación con Clientes Louis Vuitton México, Centroamérica y el Caribe, pidió a la empresa francesa que responda si es que contó con la colaboración de los artesanos de Tenango de Doria en la elaboración de los bordados que se reproducen en la silla modelo R98619. Instituciones y artesanos como Martha Caro Castillo, se han sumado a las protestas.